INTERPUEBLOS | Comité de Solidaridad con los Pueblos | Cantabria
 
Hoy es domingo, 26 de marzo de 2017. Son las 22:41 h. | la solidaridad es la ternura de los pueblos...
 
.
 
.
 
Inicio WEB inicio
Quiénes somos quiénes somos
Historia del Comité de Solidaridad con los Pueblos historia del COMITÉ
para asociarse a INTERPUEBLOS asociarse
donaciones a INTERPUEBLOS donaciones
contactar con INTEPUEBLOS contacto
Preguntas más precuentes faq - preguntas
Lista de Correo lista de correo
 
AGENDA de convocatorias y actividades agenda
NOTICIAS y ARTICULOS artículos y noticias
Enlaces y Recursos recursos - enlaces
Galerías Fotográficas galería fotográfica
Galerías Fotográficas multimedia
 
Acciones y cooperaciones directas acciones directas
CAMPAÑAS, Actividades y Luchas campañas | redes
PROYECTOS de cooperación y sensibilización proyectos
Venta de artículos de COMERCIO JUSTO, camisetas, calendarios, agendas... comercio justo
 
.
 
.
 
Breve historia del Comité de Solidaridad
 
Más de 25 años de internacionalismo
 
Años de incansable trabajo, de decepciones manifiestas, de dudas. Pero también años de alegría contenida y despierta, de emociones abiertas, de sueños cumplidos.

Las páginas que os mostramos a continuación son un conjunto de todas las pasiones que se viven en y desde la solidaridad.

Y son las emociones contenidas en las palabras y en los textos que reproducimos en esta publicación. Han sido dos años de recopilación de material y esfuerzos por recuperar la parte de la historia de un Comité de Solidaridad que creció con apoyo de personas y organizaciones cercanas que estuvieron caminando,
soñando, sintiendo con este Comité. Y también creció con el respaldo y la fuerza del resto de comités de solidaridad del Estado español y de las organizaciones internacionales que, como los comités, crearon sus lazos de compromiso
y acción en torno a las luchas de liberación en América Latina.

Nos queda mucho por hacer y mucho por recordar. Y nos queda la alegría de lo que hemos conseguido hasta ahora, permanecer en la protesta incansable, caminando junto a la rebelión y creando crítica y tejiendo solidaridad desde abajo, desde la izquierda.

Y en esto no estamos solos. Sabemos que somos un vendaval de nuevas ideas aunque a veces nos cueste percibir esos vientos de aire fresco. Pero somos y estamos y estaremos hasta que desaparezca la agresión como forma de resolver los conflictos que asolan al mundo, la amenaza constante para ser de una manera, pensar de una manera, sentir de una manera. Somos y queremos seguir siendo una alternativa, pequeña y modesta, es cierto, a esta deshumanizante forma de entender y construir el mundo, que es el desgastador
y trágico neoliberalismo.

Antecedentes
 
El Comité de Solidaridad con los Pueblos ha retomado el trabajo de recopilar documentación en un intento acertado de analizar e investigar cómo en el verano de 1979 se constituyó en Cantabria una organización que vino a denominarse inicialmente Comité de Solidaridad con El Salvador. Casi inmediatamente, cambió el nombre y pasó a ser conocido como Comité de Solidaridad con Centroamérica. En sus inicios, esta organización quedó
estructurada en base al acuerdo unitario y a la presencia de todo tipo de organizaciones sociales, políticas y religiosas implantadas durante el periodo de transición política durante el final del franquismo. Posteriormente, pasó a constituirse como una organización autónoma compuesta por militantes y personas individuales cuya sensibilidad común era el desarrollo de tareas vinculadas a la solidaridad internacionalista.

Esa sensibilización inicial estuvo motivada por los efectos de la represión y posterior guerra civil que arrasó El Salvador durante los años 80 y la guerra intervencionista que sufrió el pueblo nicaragüense. La situación en la que creció este Comité vino marcada por los acontecimientos que movieron concienciasm en América Latina y entre amplios sectores de la juventud en los países occidentales. Nació y se desarrolló en un contexto de confrontación revolucionaria claramente vinculada a la lucha de los pueblos por decidir su futuro. Revoluciones que marcaron una época. Cuando se observan las actividades del Comité en estos 25 años, se puede comprobar el carácter bidireccional de sus acciones, es decir, la focalización hacia la propia sociedad cántabra, sensibilizando sobre situaciones de injusticia y la solidaridad activa por un lado, y hacia el acompañamiento
de luchas en diferentes pueblos, comunidades y países que han sido sujetos de la misma, por otro: desde la organización de movilizaciones y acciones reivindicativas hacia los países centroamericanos hasta la puesta en marcha, en sus inicios, de la solidaridad con el pueblo saharaui, pasando por la permanencia del Comité en la denuncia de la situación de ocupación del pueblo palestino por parte de Israel; desde la información sobre la situación del pueblo kurdo hasta la solidaridad activa con los pueblos indígenas y el movimiento zapatista en el Estado de Chiapas.

Conferencias, charlas y debates, manifestaciones, concentraciones, envíos de telegramas de protesta, exposiciones, comidas populares, recaudación de
fondos para organizaciones y comunidades, organización de delegaciones y brigadas de trabajo, participación en comisiones de observación de derechos humanos, apoyo a las movilizaciones convocadas por organizaciones sindicales, ecologistas, feministas, de lucha por la paz, fiestas públicas, pintadas, colocación de cartelería reivindicativa o informativa, creación de boletines y revistas divulgativas, propuestas a las instituciones cántabras, distribución de productos de comercio justo, participación en plataformas de movilización política y social y un largo etcétera de acciones componen el caleidoscopio de una actividad intensa y prolongada que ha motivado el crecimiento y la implantación activa del Comité de Solidaridad en el seno de la sociedad civil
organizada de Cantabria.

Veinticinco años después se puede apreciar un empeoramiento en la política internacional y un endurecimiento de las relaciones económicas. Como señala Carlos Taibo: “son las gigantescas empresas transnacionales las que dictan la mayoría de las reglas del juego, arrinconando a los poderes políticos tradicionales y dejando de lado, con ellos, los mecanismos de representación democrática” |1|. Las situaciones de injusticia y de opresión han aumentado y han puesto contra la pared a millones de personas en el mundo.

El sentimiento de rechazo a las injustificables guerras de carácter económico emprendidas por nuestros gobiernos se ha revelado de forma generalizada en el conjunto de nuestras sociedades. Existen nuevos problemas a escala
planetaria y aumenta la sensación de que es necesario aplicar nuevas formas de relación entre los pueblos y de enfrentarse a problemas de fuerte profundidad y calado político y social.

Las preocupaciones se mantienen y la reflexión es necesaria para desarrollar una solidaridad comprometida con las luchas de los pueblos en las nuevas realidades que se plantean en esta lógica de la globalización. Así, inquietudes como la abolición de la deuda externa, el papel de las multinacionales, el estancamiento del conflicto en Oriente Medio, el Sáhara Occidental, la depredación de todo un continente como el africano, los problemas de las migraciones y la situación de la población indígena americana, nuevos derechos humanos emergentes, el militarismo galopante y globalizado junto con la economía dominante constituyen un motivo de reflexión y de acción política y social para el Comité de Solidaridad en el futuro.

[1] Carlos Taibo en Conversaciones sobre política, mercado y convivencia. José Luis Sampedro y Carlos
Taibo. Madrid. 2007.

Algunos de sus protagonistas han desempolvado parte de su documentación, han refrescado su memoria y nos han contado algunos detalles que nos conducen por la Transición, por las acciones reivindicativas que despertaron los sueños dormidos de una libertad robada durante más de cuarenta años de dictadura, por las ideas y las ideologías, por la necesidad de verse e identificarse,
por ese deseo impulsivo de negarse a ser invisibles.
La fundación y la militancia en el Comité de Solidaridad
 
Los fundadores del Comité vivieron un proceso de concienciación y de trabajo militante muy similar. Eran personas con ganas de hacer cosas; su intención y su recorrido militante partía de meros intereses particulares de ocio para convertirse en activistas preocupados por las situaciones de desigualdad e injusticia.

Todas estas personas descubrieron la solidaridad de la mano de las acciones que ponían en marcha asociaciones de vecinos y culturales; organizaciones sociales que eran, entonces, una vía de canalización de todas las inquietudes de los chicos y chicas de los barrios obreros de Santander.
La referencia en muchas ocasiones era religiosa. La presencia de la Iglesia y las parroquias en los barrios era una de las pocas alternativas que tenía la juventud más inquieta. Eran espacios donde se podían reconducir todas las exigencias de un grupo de jóvenes que comenzaba a sentir que las cosas debían de cambiar en el mundo; eran ámbitos de actuación posibles para la mayoría pero, sobre todo, eran lugares de encuentro donde se vivían momentos de compartir valores, miedos, preocupaciones personales y, también, ansiedades políticas, necesidad de saber.

Había dos líneas muy marcadas de trayectoria política entre estas personas y ambas experiencias iban a determinar sus recorridos militantes. Por un lado, la vinculación y crecimiento intelectual y político dentro de la universidad y, por otro, ese mismo avance en la reflexión política a través de la experiencia dentro del mundo laboral para quienes se habían convertido en jóvenes trabajadores.

Para la mayor parte de estos militantes el activismo dentro de la universidad se traducía en las acciones culturales que esta institución ofrecía dando espacios
para poder expresar la disconformidad desde lo cultural.

En suma, el activismo político se vivía especialmente en las fábricas y centros de trabajo, en los que también intervenían, sobre todo en verano, estudiantes universitarios que se acercaban a la vida laboral, sustituyendo a los trabajadores en las épocas de vacaciones (veranos de trabajo, inviernos de estudio |16|). Esa ideologización también se adquiría dentro de los propios partidos y sindicatos a los que se iban incorporando paulatinamente.

La conciencia les fue naciendo de la propia experiencia, de vivir intensamente la vida cotidiana en sus trabajos, en sus institutos, en las universidades. De esa conciencia de izquierda, en general, fue naciendo la ansiedad de conocer y reconocerse en los textos y en los comunicados, de la rabia de comprobar las injusticias
alrededor de sus propias existencias y de ser capaces de mirar interrogándose, asumiendo un discurso que llegaba, que les era cercano por lo real y lo vivido porque miraban y veían, porque miraban y se reconocían en el otro, en el marginal, en el desposeído, en el revolucionario.

Sus orígenes familiares no marcaron un camino hacia una forma de vivir la realidad desde la preocupación y las ganas de transformar las situaciones de injusticia y represión que aún se vivían en el Estado español. Sus inquietudes viajaron de la mano de otras referencias. La familia quedaba en un segundo plano. El miedo a hablar de política o ver a hijos, sobre todo hijas, implicados en política pesaba mucho.

La formación intelectual que fueron adquiriendo en sus respectivos centros de trabajo y estudios marcaron de forma clara el arranque de las acciones de lo que se convertiría en el “Comité”. La iniciativa personal de todos ellos les iba a llevar a ampliar sus ámbitos de actuación y conocimiento. Esto se reflejó en la necesidad de “militar” en espacios más políticos, con un claro posicionamiento ideológico.

En éstas y de estas organizaciones (partidos políticos y sindicatos principalmente) se nutrieron, convirtiéndose en personas con cierta relevancia en el movimiento social de la región.

Con un perfil parecido y con referencias claramente vinculadas a actores claves en la lucha cotidiana por la liberación de los pueblos (Gaspar García Laviana, Ernesto Cardenal o Salvador Allende), estos militantes e iniciadores del proyecto del Comité de Solidaridad se lanzaron a trabajar la solidaridad internacionalista sin saber, en un principio, que esa apuesta les iba a cambiar la forma de ver y entender el mundo.

Algunos de estos referentes han viajado por la memoria de estos protagonistas que tomaron sus vidas como modelo clave para comprender el mundo. “A nosotros, los marxistas, nada nos es ajeno, todo lo que ocurre nos interesa” |17|. Frases como ésta han quedado grabadas y han sido rescatadas para poder reproducirlas en esta publicación, testimoniando de ese modo las ideas tan básicas y tan claras con las que se ponía en marcha el Comité de Solidaridad.

[16] Marcos Gutiérrez.
[17] Tino Brugos recordando una frase de Clemente Villar.

Uno de los escenarios que movió el interés de las personas fundadoras del Comité y al que no eran ajenas, fue precisamente la situación de la incipiente Revolución sandinista en Nicaragua en los momentos de su formación. Así, la situación de este pequeño país latinoamericano se introdujo en la vida cotidiana de un recién creado Comité de Solidaridad a través de las miradas atónitas de sus militantes ante ese nuevo escenario político. “Porque se creía que teníamos que asumir un compromiso político, el contexto nos iba diciendo que había que estar ahí”, apunta Luis Blanco |18|, otro de los fundadores del Comité.

Los 80 y 81 fueron años de consolidación del incipiente movimiento de solidaridad con Centroamérica que comenzaba a estar presente en todo el Estado español y se extendía por Europa. En el caso español, este movimiento quedó relativamente hegemonizado por las organizaciones políticas y sindicales de lo que podría denominarse “oficialidad”; pero su carácter unitario hizo que, en su seno, se mantuvieran organizadas todo tipo de corrientes: cristianas de base, libertarias, marxistas revolucionarias, etc.

La fuerza de esas relaciones convirtió el trabajo y la lucha en un suave y apetecible recorrido, a pesar de las dificultades propias de los conflictos y de la desesperanza que suponía leer en el periódico, cada día, las noticias de una Nicaragua Libre amenazada militarmente por la política exterior de Estados Unidos o los últimos enfrentamientos y la represión gubernamental en El Salvador o Guatemala.

La fuerza de las asociaciones, el trabajo conjunto y, sobre todo, la política internacional desarrollada por los Frentes Centroamericanos -Frente Sandinista de Liberación Nacional (FSLN), Frente Farabundo Martí de Liberación Nacional (FMLN), Unidad Revolucionaria Nacional Guatemalteca (URNG)- en el exterior hizo viable que durante más de una década las organizaciones del movimiento internacionalista gozaran de buena salud.

La estabilidad organizativa se fue forjando gracias al apoyo de los grupos políticos y sindicales más fuertes, que dieron cobertura a los nuevos colectivos que trabajaban otras problemáticas; tal fue el caso del Comité
de Solidaridad con Centroamérica en Cantabria (CSCC).

[18] Luis Blanco fue uno de los fundadores del Comité de Solidaridad con El Salvador y miembro activo de la organización durante la década de los 80.

Como algunos de los fundadores del Comité señalan, “la realidad nos obligaba a actuar”. El trabajo de los militantes se centró, en sus inicios, en la puesta en práctica de las directrices que transmitían los sandinistas, como las campañas de reconstrucción del país y alfabetización.

La historia de este Comité no podría entenderse sin la presencia y la colaboración de los compañeros del Comité de Solidaridad con América Latina de Asturies (COSAL).

La decisión personal de algunos fundadores del Comité de Cantabria de trasladarse a vivir a Asturias generó un cambio en la organización. Estas personas se llevaban consigo un trabajo y una experiencia militante que iba a ser clave en el posterior desarrollo de este Comité. Ejercieron de cordón umbilical entre las coordinadoras estatales que se estaban estructurando y Cantabria.
La información que se trabajaba en las coordinaciones de los comités, a nivel estatal, era muy importante para el trabajo que se desarrollaba posteriormente en cada zona. Cantabria bebió de esa información hasta que el grupo se consolidó, siendo el COSAL el punto de referencia. Lo mismo que este último se nutría de la documentación que el Comité de Solidaridad de Cataluña (Comité Catalá de Solidaritat amb Centramérica) proporcionaba. El hecho de que las personas más activas dentro del Comité provinieran de los barrios de Santander, principalmente de los obreros, caracterizaba las propiasm dinámicas de acción y de organización. Eran espacios activos donde había organizaciones en torno a los jóvenes y eso reflejaba cierto movimiento y actividad. “Los barrios estaban vivos”, afirma otro de los actores protagonistas de esos años de fuerte activismo político. Clubes parroquiales, asociaciones de vecinos y organizaciones juveniles eran espacios de reunión donde también se hablaba de otras inquietudes, de necesidades de cambio, de política. Muchos de los militantes, como ya se ha apuntado, seguían vinculados a estos grupos de barrio y eso hizo más fácil la tarea de integrar la realidad del pueblo nicaragüense y la lucha del salvadoreño a su actividad. Se tenía que saber lo que pasaba en Nicaragua y en el resto de países de Centroamérica dentro de esos ambientes en los que se podía discutir, donde había cierta receptividad a las nuevas ideas y a los nuevos compromisos; en espacios donde la solidaridad venía desde abajo, desde el apoyo mutuo.

Se inició un camino sin retorno hacia la solidaridad. Las reuniones eran espacios de encuentro para “hacer algo”. Cualquier información era devorada casi sin reflexión. Eran años convulsos que exigían acciones directas y respuestas rápidas. Las ilusiones depositadas en los cambios que se estaban produciendo eran más importantes que sentarse a discutir. Había que hacer, construir los escenarios de un nuevo mundo y había que hacerlo pronto.

Dos de las características que han marcado el trabajo del
Comité han sido la claridad y la honestidad como premisas de partida. “Yo personalmente no me hubiera sentido cómodo con una organización estalinista que no es capaz de entender el pluralismo político y el debate”, señala uno de los fundadores del Comité en Cantabria.

Y estas señas de identidad son las que van a servir para reforzar el trabajo en los momentos duros de la solidaridad.

Los momentos de cierta desilusión por los pocos éxitos alcanzados (el grupo seguía sin crecer) eran suplidos por el ánimo con el que se participaba en las coordinadoras
estatales y en las locales, entre grupos de diferente tendencia con los que se trabajaba en temas puntuales, generalmente de solidaridad y apoyo a Nicaragua y al llamado proceso salvadoreño.

A partir de finales de los ochenta, muchos de los militantes de las organizaciones que estaban respaldando el trabajo del Comité comenzaron a preguntarse por otras realidades del Cono Sur latinoamericano y su interés se
amplió a la solidaridad con las resistencias a las dictaduras militares que recorrían el continente; se abrieron otras perspectivas políticas en las organizaciones
sociales y de solidaridad.

[19] Sergio Tamayo es fundador y miembro activo del Comité desde sus inicios hasta la actualidad. Desde 1991
ocupa el cargo de secretario de Interpueblos
[20] La organización cambia de nombre y en 1991 pasa a denominarse Comité de Solidaridad con los Pueblos.
Presentación del Concierto en solidaridad con Nicaragua. Plaza de Toros de Santander 1989

Los años noventa fueron duros para quienes se implicaron en la lucha por la defensa de una revolución deseada, como fue la sandinista.

Algunos de los fundadores del Comité lo recuerdan con cierta tristeza, “no se valoraban otras experiencias, sólo apostábamos por la guerrilla como el único camino a la toma del poder (...). Cuando el FSLN perdió las elecciones,
nos planteamos cerrar el Comité” |19|. Para muchos supuso una gran decepción y una vuelta atrás de muchas esperanzas puestas en este proceso revolucionario.
Algunos decidieron enfocar su solidaridad en otras luchas, más claras y con menos expectativas, donde las acciones de apoyo eran igualmente necesarias. Otros, los menos, decidieron dejar la militancia de forma temporal y aclarar ideas. Pero la mayoría retomó el trabajo de solidaridad analizando las nuevas luchas que estaban por comenzar.
El inicio de la campaña contra la celebración de los actos conmemorativos del V.º Centenario (1492-1992) fue precisamente el impulso necesario para volver a “coger fuerzas”. Los militantes del Comité de Solidaridad formularon una nueva concepción del trabajo solidario en Cantabria. Aún manteniendo las tareas con Centroamérica, se plantearon nuevas iniciativas con otras luchas y con otros pueblos de otros continentes |20|. Producto de la reflexión sobre la experiencia realizada con los “Frentes” en Centroamérica, se afianzó el concepto de autonomía política del propio Comité y el carácter bidireccional de la solidaridad.

El trabajo de solidaridad se volcó hacia las organizaciones o movimientos populares y muchos miembros del Comité comenzaron a valorar otros grupos para centrar su solidaridad. Las expectativas personales y la vida cotidiana, familiar o laboral, condujo a algunos de los iniciadores de la solidaridad internacionalista en Cantabria a convertirse en meros espectadores. “Y luego vas dejando de hacer cosas… Te envuelve la vida, tus compromisos familiares”, explica otro de los fundadores de este Comité. Sin embargo, desarrollaron un trabajo intenso durante los años 80. Y esa solidaridad, ese apoyo mutuo, esos valores de los que se nutrieron en la organización se trasladan a sus vidas cotidianas, haciendo de estas personas los referentes que son hoy en día.

“Nuestra generación no había podido asistir a la caída del franquismo pero podíamos colaborar con quienes estaban haciendo una revolución”.
Tino Brugos
 
 
.
   
Asociación Interpueblos | Comité de Solidaridad con los Pueblos - c./ San Fernando, 86-bajo - 39010 SANTANDER - Tel./Fax: 942 240 259
Inscrita en el registro de asociaciones de Cantabria con el n.º 1.148. Constituida el 5 de abril de 1988 - NIF: G39093372
  Sindicar las noticias de INTERPUEBLOS
Puedes sindicar AQUI las noticias de Interpueblos
 
  Creative Commons License
Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons